CA2M Centro de Arte Dos de Mayo

COLECCION V

CUBA LIBRE, Obra de Wilfredo Prieto que forma parte de la colección de arte contemporáneo del Centro de Arte Dos de Mayo, CA2M

COLECCION V

Inauguración: 15 mar

16 mar  – 27 may 2012

Colección V se centró en la experiencia del espectador en el espacio expositivo mediante la selección de obras de la colección que, herederas de las prácticas minimalistas y conceptuales de la década de los sesenta, sostienen una preocupación en la relación fenomenológica de las obras con el espectador y el espacio que las acoge. En el montaje de estas obras en las salas de la primera planta, algunas fueron dispuestas a modo de interrupción en el recorrido del visitante con la intención de que su cuerpo se viese interpelado a construir una narrativa diferente a la presupuesta en la colocación de una colección. Conscientes de que en la mayoría de las ocasiones la voz que más se escucha en una exposición es la propia de la institución, en esta muestra se intentó que cada obra encontrara su espacio y ese espacio la dotase de un sentido propio que a su vez se viese enriquecido por la voz de los visitantes. Los artistas seleccionados en esta ocasión fueron Antonio Ballester Moreno, Nuria Carrasco, José Dávila, Concha Jerez, Elín Hansdóttir y Margrét Bjarnadóttir, Mona Hatoum, Antoni Miralda, Nuno Vasa, Paula Rubio Infante, Wilfredo Prieto, Manuel Saiz, Francesc Torres y Teresa Margolles.

El CA2M organiza desde su apertura exposiciones rotatorias de sus fondos con la intención de dar a conocer su colección de arte contemporáneo, que en la actualidad cuenta con 1500 piezas.  Una colección, por otra parte, en constante crecimiento y que supone un recorrido por la evolución del arte desde la década de 1980 hasta la actualidad, con  especial atención al contexto madrileño y español.  A través de estas exposiciones rotatorias de su colección, el CA2M  genera distintas lecturas de sus fondos, nuevas narrativas que dan pie a nuevas reflexiones y que invitan al espectador a generar sus propias interpretaciones.

Frente al discurso cerrado, en esta muestra el visitante se convirtió en el narrador e intérprete de lo que veía.  A través de la disposición, no del todo convencional de las piezas seleccionadas, se creó un espacio donde el espectador se encuentró con lo inesperado: objetos cotidianos repartidos indistintamente por suelo y vitrinas, charcos e imágenes descentradas. Distintas obras interrumpían el tránsito habitual del espectador, y en la mayoría de los casos además de apelar al cuerpo, generaron significados a partir de un juego lingüístico.  Todo ello con la intención de que el visitante construyese una narración personal que, partiendo de las obras y su disposición en el espacio atravesase su experiencia. Para ello, la selección se centró en propuestas que incluyeron de alguna manera al visitante, y que necesitaban de la participación del mismo para cobrar sentido.  La ironía formó parte indisociable de la complicidad con quien miraba. Eran creaciones que funcionaban como mecanismos extraños, pero que partían de la experiencia del espectador más cercana para transportarle a otros lugares y otorgarle nuevas formas de mirar el arte y lo que le rodea.

Todas las obras reflexionaban en alguna medida sobre el papel del espectador y en cierto modo le hicieron cómplice de las obras: buscando distintos niveles de significación en piezas aparentemente simples, como en la obras de Wilfredo Prieto (Magia, 2004); creando situaciones en las que la presencia física del espectador se hace necesaria, como en la obras de Nuno Vasa (If I Knew you were coming I´d have painted myself, 2005); provocando el extrañamiento al introducir objetos de uso cotidiano con ligeras desviaciones estéticas o funcionales, como Mona Hotoum (T42 (Gold), 1999); dejando que el espectador se introduzca en las obras, como en los proyectos de José Dávila (Gonzalo Lebrija, 2009); exhortando a la reflexión y a la crítica, como en las obras de Concha Jerez (Tiempo vigilado) o Paula Rubio Infante (Come mierda, 2010) o interpelándole directamente, como Teresa Margolles (Para quien no se las crea hijos de puta, 2010).  Completan la muestra las obras de Francesc Torres (Three-dimensional analysis of a triangle, 1973), Nuria Carrasco (¿Quién eres?, 2004), Antoni Miralda (In & Out, 2000), Manuel Saiz (Let´s think positive, 2003), Antonio Ballester Moreno (Policías, 2008) y Elín Hansdóttir y Margrét Bjarnadóttir (Shelf, 2008).

El recorrido de la exposición también contó con un lugar de lectura e información como otra forma más de generar experiencia a través de lo que significa una colección.  En este punto el visitante pudo consultar el proceso de trabajo y comunicación de los artistas así como documentos y catálogos para profundizar en estas obras descontextualizas y mezcladas aquí para que crear nuevos relatos.

 
ARTISTAS

Antonio Ballester Moreno, Nuria Carrasco, José Dávila, Concha Jerez, Elín Hansdóttir y Margrét Bjarnadóttir, Mona Hatoum, Antoni Miralda, Nuno Vasa, Paula Rubio Infante, Wilfredo Prieto, Manuel Saiz, Francesc Torres y Teresa Margolles.

Para Colección V Angeles Oliva y Toña Medina realizaron un nuevo recorrido sonoro por la exposición. Una radiografía de algunas de las obras de la exposición para escuchar.


ACTIVIDADES PARALELAS

Encuentro en torno a Colección V

Visitas CA2M

Audiografías

Coleccionables

Visita-coloquio para profesores

 

Nota de Prensa Info PRENSA

 

GALERÍA DE IMÁGENES

CONDICIONES LEGALES DE DESCARGA DE IMÁGENES