CA2M Centro de Arte Dos de Mayo

 
 

Aernout Mik, Middlemen


CÁPSULA DE COLECCIÓN

AERNOUT MIK
MIDDLEMEN

 

Middlemen es una videoinstalación en la que Aernout Mik recrea el caos de lo que parece una crisis del sistema financiero. En la película, podemos ver una serie de personajes rodeados de papeles tirados por el suelo, brokers abrumados sentados en escalones y suponemos –no se nos muestra– mirando pantallas que alertan sobre la caída de la bolsa. Ordenadores, papeles y objetos se amontonan revueltos en el espacio.

Aernout Mik acostumbra a representar escenas donde el orden social está suspendido o en crisis, ya sea por catástrofes naturales (Organic Escalator, 2000), cracks bursátiles, como la presente obra, o disturbios ciudadanos (Glutinosity, 2001). Recoge en sus vídeoinstalaciones momentos concretos, flashes que el público es capaz de reconocer pero que, sin embargo, no puede situar en un momento concreto de la historia. Middlemen, realizado en 2001, dos meses antes del 11 de septiembre, podría representar un momento concreto, Nueva York, o cualquier otra ciudad, debido a la ambigüedad de las imágenes. Una ambigüedad que el artista consigue también con la introducción de elementos que están fuera de un tiempo o lugar. En palabras del artista: “Es como un sueño en el que recuerdas una acción, pero no acabas de situarla y tienes que hacer el esfuerzo una y otra vez porque no acabas de recordarlo todo” (en declaraciones a Catalina Serra, “Aernout Mik recrea la fragilidad humana en diez videoinstalaciones”, El País, Barcelona, 29 de julio de 2003).

Una técnica habitual en los trabajos de Aernout Mik es el silencio. La mayor parte de sus vídeoinstalaciones son mudas, reforzando con ello el poder de las imágenes- como en el cine mudo- y subrayando, aún más si cabe, el sentido de lo extraño conocido. Por otra parte, la ausencia de sonido en sus piezas, como apunta Ferran Barenblit (Catálogo de la exposición Aernout Mik del Centro de Arte Dos de Mayo, Madrid, 2012, p. 11) supera la barrera de los idiomas, y con ello, el artista consigue reforzar la universalidad de los mensajes.

Otro recurso frecuente en sus piezas es la duración de las mismas. Las acciones no tienen un principio ni un final ni sabemos la duración de sus películas. No existe una narración estructurada con un planteamiento, nudo y desenlace, sino una larga sucesión de situaciones y acciones.

El artista, lejos de encasillarse en una disciplina, considera que su trabajo surge de las relaciones entre el vídeo, la escultura, la arquitectura y la performance. Un elemento clave en sus obras es el espectador, al que sitúa en el centro de las mismas, y al que obliga, en cierto modo, a cuestionarse la realidad de las imágenes. En este último sentido, su trabajo enlaza con el recorrido de la historia reciente del arte, que a partir de la década de 1960, generan artistas como Bruce Nauman, Dan Graham o Michael Asher.

En 2012, el CA2M presentó una exposición individual del artista comisariada por Ferran Barenblit. La muestra constó de cuatro piezas: Glutinosity (2001), Schoolyard (2009), Training Ground (2006) y Raw Footage (2006).

Consultar página web de colecciones